Postergar la maternidad es una tendencia que se ha consolidado en las dos últimas décadas debido a factores sociales, laborales y económicos, entre otros. Con la edad desciende tanto la cantidad como la calidad de los ovocitos y, en consecuencia, muchas mujeres que aplazan la maternidad se encuentran con dificultades para concebir cuando finalmente deciden ser madres.

La vitrificación de ovocitos puede ayudarles a preservar la fertilidad e intentar la concepción cuando lo estimen oportuno. Te explicamos este proceso paso a paso.

 

¿Qué es la vitrificación de ovocitos?

 

La vitrificación de ovocitos consiste en un proceso de congelación ultrarrápido para preservar los ovocitos con sus propiedades intactas, de manera que puedan ser utilizados más adelante, cuando la paciente lo desee.

Para llevar a cabo la vitrificación, los ovocitos son tratados con sustancias crioprotectoras y luego se sumergen en nitrógeno líquido alcanzando una temperatura de -196ºC. Todo este proceso se realiza en laboratorios equipados con tecnología avanzada en reproducción asistida y con las máximas garantías de seguridad.

 

¿En qué casos está indicada la vitrificación de ovocitos?

  • Mujeres que por cualquier motivo deciden postergar la maternidad.
  • Mujeres que van a someterse a un tratamiento que puede afectar a su fertilidad, como por ejemplo los tratamientos oncológicos.
  • Mujeres con baja reserva ovárica.
  • Mujeres en tratamientos de reproducción en los que es necesaria la preservación de los ovocitos, por ejemplo en las bajas respondedoras o en caso de ovodonación.

 

¿Cómo se obtienen los ovocitos?

El primer paso en el proceso de vitrificación es la obtención de los ovocitos, que se realiza mediante un proceso de estimulación ovárica similar al que se hace en la FIV. Para ello, la paciente deberá administrarse medicación hormonal que favorecerá el desarrollo de múltiples folículos. Cuando hayan alcanzado el tamaño adecuado, se extraen los ovocitos mediante la punción de los folículos con una fina aguja que se guía por ecografía. Este proceso se hace bajo sedación para evitar molestias y es ambulatorio, es decir que no requiere hospitalización.

 

¿Cómo es el proceso de vitrificación?

Una vez obtenidos los ovocitos, se tratan con sustancias crioprotectoras y se introducen en un recipiente con nitrógeno líquido donde quedarán vitrificados inmediatamente a una temperatura de -196ºC. El recipiente se almacena durante el tiempo necesario hasta que la paciente decida utilizar los ovocitos.

Se trata de un proceso delicado que debe ser realizado por profesionales con amplia experiencia. Por ello, en el Centro Médico Sanchinarro realizamos el proceso de vitrificación de ovocitos en el Hospital Ruber Internacional, que cuenta con un renovado laboratorio y con la tecnología más avanzada en reproducción asistida, lo que nos permite ofrecer las máximas garantías de eficacia y seguridad.

 

¿Durante cuánto tiempo pueden estar vitrificados los ovocitos?

En principio, los ovocitos pueden estar vitrificados de manera indefinida para ser utilizados cuando la paciente lo desee.

 

¿Cómo es el proceso de desvitrificación?

Una vez la paciente decida que quiere intentar el embarazo, se planifica junto al ginecólogo la desvitrificación de los ovocitos y los pasos a seguir para conseguir la fecundación e implantación de los embriones que se obtengan.

Es necesaria una buena planificación y coordinación, ya que la desvitrificación debe hacerse apenas unas horas antes de que se realice la fecundación mediante inyección intracitoplasmática de espermatozoides en el laboratorio. Una vez realizada la fecundación, los embriones se cultivan durante varios días y se seleccionan los que tengan mayores posibilidades de supervivencia para implantarlos posteriormente en el útero.

 

¿Cuáles son las ventajas de la vitrificación de ovocitos frente a la congelación tradicional?

A diferencia de otros procesos de congelación, la vitrificación evita la formación de cristales de hielo que puedan dañar los ovocitos. Con la vitrificación, prácticamente la totalidad de los ovocitos consiguen sobrevivir y conservan la misma calidad que la del momento en el que fueron obtenidos, lo que reduce el riesgo de anomalías cromosómicas asociadas a la edad.

 

Hormona antimulleriana y vitrificación de ovocitos

A la hora de plantear la vitrificación de ovocitos es fundamental conocer la reserva ovárica de la paciente y el estado de su fertilidad. Esto se hace con una ecografía vaginal en la que se realiza el recuerdo de folículos antrales del ovario y mediante la determinación de los niveles de hormona antimulleriana a partir de una muestra de sangre.

La hormona antimulleriana es segregada por las células que recubren los ovocitos  y es un buen marcador para saber la cantidad de óvulos que tiene una mujer en un momento determinado. Conocer los niveles de la hormona antimulleriana es fundamental porque ayudará a predecir la respuesta a la estimulación ovárica, necesaria para la obtención de los ovocitos que posteriormente serán vitrificados. Esta información ayudará al especialista a individualizar el tratamiento de estimulación y conseguir así los mejores resultados.

 

¿Cuál es el mejor momento para vitrificar los ovocitos?

La mejor edad para vitrificar los ovocitos es antes de los 35 años, ya que a partir de entonces desciende tanto la cantidad como la calidad de los ovocitos, y aumenta el riesgo de alteraciones cromosómicas asociadas a la edad de los ovocitos en el momento de su obtención.